Trastorno post-traumático

PTSD

 Trastorno de estrés postraumático

(Post-Traumatic Stress Disorder – PTSD)

El trastorno puede comenzar después de haber presenciado o participado en un evento muy traumático. El evento tiene que ver en general con una lesión real o potencial grave, o una amenaza de muerte. Causa una sensación de miedo, desamparo u horror extremos. Después de estar involucradas en este tipo de eventos, muchas personas tienen problemas para dormir, sufren pesadillas o recuerdos del evento durante el día, y se sienten emocionalmente entumecidas y aisladas de los demás. En la mayoría de los casos, los síntomas desaparecen en menos de un mes después de ocurrido el evento. Cuando los síntomas continúan por meses o años, se llama trastorno de estrés postraumático (PTSD).

¿Cómo ocurre?

No todas las personas expuestas a un evento traumático sufren de PTSD. No se sabe bien por qué una persona involucrada en un robo, violación o accidente grave de carro sufre de PTSD, mientras que otra no. Algunos factores que contribuyen a que una persona sufra de PTSD pueden ser:

  • antecedentes personales de problemas de salud mental
  • la gravedad del evento traumático
  • antecedentes familiares de enfermedad mental
  • falta de respaldo familiar o social después del evento.

 Los estudios demuestran que entre el 1 y el 14% de las personas sufren de PTSD en algún momento de sus vidas, por lo menos en forma moderada. PTSD puede ocurrir a cualquier edad. Los síntomas pueden comenzar inmediatamente después de sucedido el evento, pero a veces aparecen 3 meses después o más. Es normal que un ser humano sufra de síntomas de PTSD por un plazo de hasta un mes después de un evento traumático, y no se considera por eso que tenga PTSD. Esto se llama trastorno de estrés agudo. Si los síntomas duran más de un mes, se llama PTSD.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de PTSD caen en 3 categorías. Es posible que no tenga todos los síntomas, pero la mayoría de las personas con PTSD tienen algunos síntomas de cada una de las categorías.

  1. Volver a vivir el evento traumático :       pensamientos molestos y repetidos, emociones e imágenes del evento  –    sueños repetidos sobre el evento     momentos en los que cree que el evento está volviendo a suceder   –      ataques de pánico cuando ocurren cosas que le recuerdan el evento traumático.       
  2.  Evitar cosas relacionadas con el evento traumático, o sensación de entumecimiento:        evitar conversaciones, pensamientos o lugares que le hacen recordar el evento  –     no poder recordar partes importantes del evento  –    sentirse y actuar muy distanciado y separado de otras personas cercanas  –     tener menos emociones que las que tenía antes del evento, o dar esa impresión a otras personas   –   no tener esperanzas para el futuro.
  3. Estar físicamente alerta todo el tiempo, o la mayor parte del tiempo:  tener muchos problemas para dormirse o permanecer dormido  –    estar muy irritable o tener arrebatos de enojo  –     tener problemas para concentrarse o permanecer muy concentrado   –   asustarse o sobresaltarse cuando se producen ruidos fuertes o súbitos   –     tener sospechas o estar en guardia todo el tiempo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *