Prisma

logo hologram comunications

LOS 7 PLANOS

Existen Siete Planos de manifestación y expresión de la Consciencia en el Universo de Dios, cada plano se compone a su vez de siete sub-planos o divisiones internas, siendo el primer sub-plano de cada Plano Mayor, el de mas alta energía vibracional.

La Humanidad  toda se encuentra en un proceso evolutivo donde está desarrollando la consciencia del Sexto Plano, llamado Plano Astral o mundo de las emociones, aquí manifiesta sus deseos y aprende a conocer su naturaleza emocional. Lentamente ha comenzado a desarrollar la conciencia del Quinto Plano, llamado Plano Mental o mundo de las formas.

Los Planos se enumeran de arriba hacia abajo, de la siguiente manera:

1 Ádico o ivino

2 Monádico

3 Átmico

4 Búdhico

5 Manásico

6 Kamásico o Astral

7 Físico

Descripción:

1) El plano ádico  es el plano de la divinidad, fuente y origen de todo lo creado, todo comienza y concluye en él. Este plano es descrito como un mar de fuego.

2) El plano monádico o anupadaka, es el plano de la chispa divina, la esencia espiritual o vida que anima las formas y las manifestaciones de consciencia. Es llamado también el plano de los espíritus virginales. Es descrito como un cielo profundo y en calma.

3) El plano átmico es el plano de manifestación del poder divino, donde la mónada manifiesta el aspecto voluntad, dirección y propósito. También es llamado plano nirvánico.

4) El plano búdhico es el plano del amor divino, es el equilibrio universal donde la mónada manifiesta el aspecto amor-sabiduría, el saber puro, la consciencia del bien.

5) El plano manásico es el plano de la mente universal, donde la mónada manifiesta el aspecto inteligencia y actividad, es la expresión del conocimiento y la creación de las formas. Este plano tiene dos grandes divisiones, el mental superior también llamado plano causal y el plano mental inferior. La mónada emplea dos vehículos distintos para moverse en cada una de estas divisiones.

6) El plano astral o kamásico, es el plano emocional, donde la mónada a través de su vehículo astral, experimenta los deseos y las necesidades emocionales.

7) El plano físico es el plano que comprende tanto la materia física densa como la energía etérica; la mónada experimenta este plano a través del vehículo físico y su prolongación energética llamado cuerpo o doble etérico.

 

Anatomía Energética

Del mismo modo que el existe una anatomía física del cuerpo humano, la cual describe con exactitud las diversas estructuras y los sistemas que lo componen, existe también desde tiempos inmemoriales una Anatomía Energética del ser humano.

Descripciones encontradas en antiguos textos esotéricos de la India y China revelan un amplio conocimiento en esta materia. Las enseñanzas han sido trasmitidas durante generaciones, de maestros a discípulos, y a través de símbolos y descripciones pictóricas, hemos heredado este antiguo saber. De tanto en tanto, se agregan nuevos elementos a las descripciones originales de acuerdo a los paradigmas imperantes de cada época.

Esta ilustración es una representación histórica de una tablilla procedente del Tíbet. Se muestran siete chakras principales y un gran número de chakras secundarios, además de una red de finos e intrincados canales energéticos, los llamados nadis. Algunos textos mencionan hasta 350.000 nadis, a través de los cuales fluyen las energías cósmicas. Éstos se reúnen en 14 nadis principales, que a su vez se corresponden con los chakras.

Los tres nadis mas importantes son: sushumna, canal central que va por el interior de la columna vertebral, ida  el canal que se inicia en el lado izquierdo y pingala  el canal derecho. Están relacionados con la energía kundalini, el fuego eléctrico o divino que permanece dormido en el chakra raíz. Estos nadis son representados por dos serpientes que ascienden por una vara o columna.

Los chinos y japoneses también emplean un sistema de canales energéticos conocidos como meridianos (del conocimiento de estos meridianos se desarrolló la acupuntura).

Dentro de la anatomía energética  tenemos como elemento principal “el sistema de chakras”, éstos se interconectan a través de los nadis. Los chakras han sido descritos de múltiples formas a lo largo de la historia, especialmente los siete chakras principales, los cuales son representados como ruedas giratorias con varios radios que la dividen desde un punto luminoso central, o en forma de lotos, flores de muchos pétalos y colores. Algunas descripciones posteriores le han dado forma de torbellinos o vórtices luminosos, que representaba mejor nuestra idea del movimiento energético. Sin embargo, la visión cuántica moderna nos abre a nuevos desafíos que escapan completamente a nuestra imaginación y a la reducida percepción que tenemos de la realidad. Así, desde el punto de vista cuántico los chakras se comportan como centros de actividad multidimensional, con estructuras fractálicas y múltiples formas de onda y efectos de interferencia que crean bellas expresiones de la energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *